Boda Karen en Banklothor

Brutal. Incomparable. En definitiva, mi primera gran experiencia de otro mundo. Como ya os avancé en mi último post, este fin de semana he asistido a una boda Karen, una de las etnias que coexisten en Tailandia. Considero que lo vivido estos dos días merece ser contado con todo detalle, así que cambiaré un poco la dinámica que he venido siguiendo desde el principio para compartirlo con vosotros. Así pues, veréis que este post y el próximo serán algo más extensos y vendrán acompañados de más fotografías.

Esta oportunidad surgió a través de Yim (amiga de Albert Company y Fon). Ella es Karen y la pareja que se casaba (Anne y Poda), eran amigos suyos. Se trataba de una breve cerimonia religiosa cristiana a media tarde, seguida de una suculenta comida y un acto de clausura al anochecer en un pueblecito llamado Banklothor, cerca de la frontera con Birmania.

Albert y yo éramos los únicos extranjeros entre los 180 – 200 asistentes. Difícil pasar desapercibido, pese a vestir sus típicas vestimentas festivas… Un hecho que quiero destacar en este momento, es la asombrosa hospitalidad que mostraron hacia nosotros. Tanto es así, que tres mujeres de unos 60 años nos invitaron a compartir su mesa sin tan siquiera mediar palabra. Lo único que intercambiamos varias veces fueron sonrisas de complicidad. Hubo un momento en que recordé a la Lola, ya que las tres comían con las manos. Decidí hacer lo mismo. ¿Será verdad que la comida sabe mejor así?

Al terminar de comer, decidimos ir a dar una vuelta por el pueblo. Podría definirlo con miles de palabras, pero tan sólo utilizaré una, espectacular. El paseo terminó en casa de unos amigos de Yim. Otra nueva inolvidable escena. Saludamos a toda la familia y la abuela (¡de 86 años!) decidió sentarse en el suelo para compartir un trozo de ese momento con nosotros. De nuevo, lo único que intercambiamos fueron sonrisas.

De ahí fuimos al acto de clausura, en el que pudimos deleitarnos con 3 cortas actuaciones musicales. La primera de ellas fue interpretada a capella por unos adolescentes, la siguiente por un coro de niños acompañados por una guitarra y la última por fue cantada por el pastor y tres acompañantes.

Por último, y como anécdota, añado que el centro de este acto de clausura fueron dos discursos interminables. Imaginaos cuan largos se hicieron que conté ¡a más de 30 personas completamente dormidas en sus sillas!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Día de trabajo en la escuela Kwel Kha Baung

Agora Architects, creada por Albert Company i Jan Glasmeier, diseñó y dirige la construcción de una escuela para 400 niños. El terreno sobre el que se está edificando ha sido cedido por su propietario para un período de 10 años. Los objetivos principales perseguidos por los dos arquitectos son:

– Utilizar materiales sostenibles, acordes con el entorno y de bajo costo. Por este motivo, se decide construir cada una de las aulas con Adobe

– Conseguir el correcto aislamiento, tanto del calor como de las lluvias

– Asegurar la duración de la estructura para el período comentado

– Por último, y no menos importante, formar a trabajadores locales en el uso de herramientas y materiales abundantes de la zona

El pasado jueves 7 de febrero, Pop y yo fuimos invitados a compartir con los trabajadores birmanos una mañana sobre el terreno. A continuación os presento a Ooklo, capataz de la obra y compañero de piso de Albert, y un par de imágenes de ladrillos de adobe y del estado actual de la escuela:

Puesta de sol en el hotel abandonado

En primer lugar, disculpad la falta de acentos de este post. Estoy escribiendo con un ordenador thai…

Aqui os presento una serie de fotos tomadas la tarde del pasado miercoles en un hotel sin acabar de construir en los alrededores de Mae Sot. Sere breve, ya que en unos minutos nos vamos a Umphang a presenciar una boda Karen.

Aprovecho para presentaros a Pop:

A continuacion os paso un reducido resumen de lo que vimos durante la tarde…

Nuevo destino: Mae Sot

La noche del domingo 3 de febrero al lunes realicé mi primer viaje nacional de Bangkok a Mae Sot. Este es el pueblo donde vive Albert Company y que, probablemente, se convierta en el punto central de mis próximos viajes. Vive en una pequeña casa de madera de dos plantas y me ha cedido un espacio en su sala de estar. Decidme si no es una pasada…

 Esta mañana hemos ido a desayunar al Bar Lucky’s, que se encuentra en el centro del barrio musulmán. En la siguiente foto os presento a Jan Glasmeier, socio de Albert en el proyecto Agora Architects. La instantánea ha sido tomada por un nuevo miembro tailandés de la asociación e improvisado compañero mío de aventuras, Pop.

 

 

Últimos días en Bangkok

Viendo hacia donde me dirigen los comentarios de algunos de vosotros, y para saciar vuestra sed morbosa, voy a realizar un perfil de cada mujer asiática que me he encontrado hasta el momento. Añadiré foto, descripción física, estudios, orientación sexual… ¡Y un huevo! Os quedáis con las ganas.

Una vez aclarado esto, comentaros que lo más destacado de mis últimos dos días en Bangkok fueron las visitas a varios MEGA centros comerciales. Había oído que eran gigantes, nada sorprendente por esta parte. Lo más exagerado es que ¡los ponen todos juntos! Así que en una tarde visité 5 de ellos del tirón. Cabe decir que mi interés por ellos es más bien nulo, pero Albert Company insisitió que quería ir de shopping. Aprovecho para presentároslo:

Viendo esta foto, me he dado cuenta de cuánto necesito unos rayitos de sol… Por suerte, es muy fácil de resolver aquí. Ya iréis viendo la evolución, ¡espero!

Bien, aparte de lo comentado, salimos las dos noches del fin de semana a cenar. El viernes 1 de febrero, acabamos tomando unos tragos en un bar de un barrio pijete con unos ex-compañeros de trabajo de Fon. Tengo que reconocer que esperaba irme encontrando con guiris como yo a lo largo de mi experiencia en Tailandia, pero de momento he pasado más tiempo con gente de aquí. ¡Un lujazo!

Venga, va. Os paso una foto  de la noche del sábado en la que salen Fon y una de las chicas que estuvo en mi recepción el martes pasado: Anne.

Lo último que vi en Bangkok fue Khao San Road. La calle más conocida de Tailandia por los mochileros, debido a la elevadísima concentración de Guest Houses, alchohol y espectáculos eróticos para guiris. Debo decir, que no me pareció nada representativa del país, aunque he viajado poco y no puedo corroborarlo. Ya os los confirmaré en unas semanas. Me alegro de haber podido contar con Fon para no terminar mis primeros días allí… Thank you so much Fon!

Primeras sensaciones

Por fin puedo conectarme un ratito y contaros estos primeros días en Bangkok…

En primer lugar, me gustaría hacer mención a mis primeros ‘compañeros’ de viaje. En el vuelo de Barcelona a Doha conocí a Daniel, un maño bastante cañero que lleva media vida trabajando en Asia. En el vuelo de Doha a Bangkok, me tocó sentarme al lado de un chiquitísimo inglés al que entendía a duras penas (era de Manchester) llamado Simon. Me hice amiguete suyo durante el trayecto y a la llegada coincidí con su amigo Andy. Como podéis ver, de momento, las relaciones sociales no son un problema!

En cuanto salí del aeropuerto me dirigí al piso donde me esperaban Fon (amiga y gran apoyo en este viaje) y 5 amigas Tailandesas suyas: Fern, Anne, Mint, Nong y Phi. Tengo que decir que lo flipé bastante cuando las vi a todas allí, después de casi 28 horas de viaje. Pero fue un gran recibimiento! 😉

El pasado miércoles 30 Fon me acompañó a hacer el guiri y cojimos a un barco para recorrer parte del río Chao Praya. Dando una vuelta vimos:

1. La Universidad de Thammasat

2. El Museo Nacional

3. De pasada desde el barco, el Templo de Dawn

Por cierto, os escribo con el bañador y las chancletas desde la piscina del bloque de pisos donde vivo…